Google+ Followers

domingo, 9 de junio de 2013

Paz y amor en Ibiza :)



  ¡¡Hooola!!

  Mañana es el cumple de Iván, el novio de mi sobri-hermanita pequeña, Elsa, y quería tener un detalle con el, porque sí, porque nos llevamos muy bien, me cae genial, me encanta para Elsa, y porque le quiero.

  Le iba a hacer unos cupcakes, pero como siempre me pasa, me lío, y no tengo fin... Pensé que como a Elsa no la voy a poder hacer ninguna tarta el mes que viene, que cumple añitos el 3 de Julio, porque no voy a estar en Madrid, y a finales de Junio voy a tener lío con el cumple de mi Albertus, y de varios sobris, pues dije: "Les hago una tarta de Ibiza para los dos" Y así celebran que les queda nada para irse a mi isla preferida, la isla pitiusa: ¡¡Ibiza!!

  Y nada como hacerles la típica furgoneta hippie que simbolice paz, amor, libertad, energía positiva, etc... No es que la isla sólo represente eso, para nada, soy de las que defiende que es una isla que tiene de todo, para todos los gustos, y no sólo es símbolo de fiestas, etc, (que también, jejeje) Pero bueno, me pareció muy graciosa una que vi una vez en una revista de tartas decoradas, y me acordé y ya no pude dejar de hacerla...

  Os la presento:

 
 
 
 
   Tiene algunos fallos, porque la hice en tiempo record, en un mismo día, por la mañana horneé el bizcocho, hice el relleno y la cobertura mientras se terminaba de enfriar el bizcocho, y la monté cortando por la mitad un bizcocho de 28 cm cuadrado, y juntándolos con el relleno que preparé.
 
  El bizcocho es uno que me he inventado, de yogur griego al aroma de algodón de azúcar, jeje... Realmente es el típico bizcocho de yogur, pero usando un yogur griego, de fresa, en este caso, y añadiéndole extracto de azúcar de algodón, en vez de ralladura de limón, como suele llevar este bizcocho. No lo probé, pero tenía una pinta buenísima y un aroma a algodón de azúcar ¡Como en las ferias! Mmmmm...
 
  Como era muy húmedo y jugoso, no le añadí almíbar, para que no fuera empalagoso, y le puse una capa de mermelada de frutos rojos casera, y encima otra de ganache de chocolate con leche. La cobertura, también de ganache de chocolate.
 
 









 
 
 
 
 
  Y ya, por la tarde, una vez montada toda la tarta, y cortada para que tuviera la formita de furgoneta, la cubrí con el ganache, y, una vez reposada, la forré con fondant blanco de credipaste, y fui añadiendo los detalles, la parte de abajo de azul de Sodifer, la iba a hacer verde, como la furgonetita hippie de Cars, que me encanta, pero este azul tan vivo me encanta, y como la base la hice de amarillo, pensé que iba a quedar genial, y ya, pues entretenida con todos los detalles, los focos, las ventanitas, los limpiaparabrisas, las luces, florecitas, corazones, mariposas, y sus maletas personalizadas, con una guitarra... Y a ellos disfrutando del paisaje, asomados por la ventana, qué ricos... Jejeje...
 
  A las once de la noche la había terminado, lo que digo, no tardé mucho, para ser este tipo de tartas...
 
  Espero que les haya gustado.
 
  Te quiero muchísimo, Elsa, mi hermanita pequeña. ¡¡Muuuuuacks!!
 
  ¡Felicidades a los dos! Y que lo paséis de lujo en Ibiza, una vez leí una descripción muy acertada: "Ibiza, un jardín en el mar... " Os va a encantar.
 
 
 
 
  Gracias a todos por leerme, besazos a montones.
 
  Siempre dulce cocinillas...
 
 
  
 

2 comentarios:

  1. ¡Qué pasada Ruth! Es una tarta genial. Lo que no veo por ningún lado son esos fallos que dices que tiene. Pero, si te ha quedado perfecta.
    Un beso guapetona.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Leticia! Me animan un montón tus comentarios tan positivos! Muacks!

    ResponderEliminar